pero la del cine no era luz natural, detrás de todo esto había una bombilla, y mi interés por ella me ha llevado a formas concretas de entender el uso de aquella fuente de luz. aquella bombilla que con su gran intensidad logra contar, pasando a través de la película, el pensamiento del directorautor es el instrumento que nos permite ver imagenes, historias, novelas, pero también emocionarnos, comunicar: es el corazón de las sensaciones.

¿Quién no recuerda al doctor zhivago? todavía hoy me acuerdo, cierro los ojos y veo nuevamente las imágenes, el color. el amarillo de los campos en flor, el nítido blanco de la nieve, el rojo del fuego y el negro de la noche.

con doctor zhivago entendí que no era solamente el contenido de la película lo que me interesaba; me interesaba ante todo su capacidad de iluminar.

con el tiempo, he hecho de la proyección de luz mi propia película: he creado la bombilla con variación de imágenes. mi página blanca se hace superficie luminosa, se transforma en manteles, cuadros, sofás de luz.

[...sigue...]
mario nanni progettista